Reflexiones Alternas

Opinión. Crítica. Reflexión.

Edward Curtis

Edward Curtis [1]

 

I

Cuando otros fueron

llevados a un templo

elegía pasar construyendo las tardes

empuñando una máquina

de culpa y memoria

En lo alto

de las llanuras de la existencia

anudando en un destello

el círculo vital los seres

presentado el kerigma de la multitud

encontradas las miradas

capturaste lo infinito de los rostros

que se iban.

Abría una historia

no advertida en nueva lengua

un desvelo situado fuera

de la mirada necia

apuntando con siniestro desagrado al presente

vidas escritas en muda sepia

las maneras en la estampa donde dos se alcanzan

¿En los paganos chamanes viste

el tiempo completo? ¿en su extraño idioma

acaso un asomo advertía la reunión

de una prédica silenciosa

de este gran desconocido?

Dime cual es el nombre de las musas que acudieron

temprana la edad de la mañana

preparando el vuelo por la estepa americana

sobre la cabeza del águila solemne tocando

el semblante de un antiguo dios anciano

incomodado por mi arrogante presencia.

 

II

En un instante casi nuevo

un momento apenas pasado

cuando por fuerza nos hacíamos

cuando el mundo nos miraba

aquel suelo era una disputa

entre los dioses de color cobrizo

 

 

III

Secaron lágrimas los manantiales

porque somos los primeros

porque somos los últimos

nosotros que cargamos con culpa

del rostro Uno que permanece

cuando a él se le olvidaba

 

 

IV

Asimilador de almas legadas al hombre

El cuadro de proporciones por mente

Sin haber sido tocado por los espíritus

Sé que fuiste su confidente

Porque te leo en esta sala abstracta

¿Cómo recordar por siempre un rostro?

¿En un diálogo perpetuo de miradas?

Contigo somos todos a un tiempo

Desnivel de una galería de oleadas

Nuevas gestas de un mundo en silencio

La gente perdida entre las montañas

Referencias

[1] Edward Sheriff Curtis (1858 – 1952), norteamericano pionero en la fotografía “etnográfica”. Construyó su propia cámara fotográfica a los doce años. Su técnica y destreza social le permitieron emprender viajes para ejercer su arte, conociendo de modo directo numerosas tribus que habitaban el territorio de los E.E.U.U. y Canadá, llegando hasta el Polo Norte. Logró capturar una infinidad de momentos de la vida de varias etnias, aprendió idiomas extranjeros del inglés y gracias a él sabemos cómo eran muchos de esos hombres que desaparecieron (como todos los demás), y con ellos sus nombres, apellidos, patronímicos, costumbres, rituales…

Edward Curtis en una sala de exposiciones me presentó por primera vez la culpa moderna, recapitulando en la neurosis que refleja la centralidad de la fotografía, esa exacerbación desesperada por el instante que se pierde, por lo que nos abandona en un horizonte donde nada puede verse.

Next Post

Previous Post

Leave a Reply

© 2022 Reflexiones Alternas

Theme by Anders Norén