Reflexiones Alternas

Opinión. Crítica. Reflexión.

3 Notas

Tengo la antigüedad de la luz presa sobre el espacio

en que se levanta el salto de los niños

de la hojarasca soltando la seguridad del tallo

como recorrido de marrones crujientes

y en el piso que toca al caer

Tengo clavada la mirada en los colmillos de una fiera

que alguna vez he visto y diseño en la memoria

que transformo y comparo conmigo

Tengo una apuesta en los rastros serpenteantes del objeto

páginas de agua de estaciones interminables

Tengo la causa arrancada de mi cuerpo

nacida en ti antes de mi tiempo

nombrada al mirarte

Tengo la añoranza como se tiene un hijo

como el canto del vate en suburbios religiosos

como llora por una montaña perdida

Tengo la poesía en lo indecible

sagrada palabra nunca pronunciada

 

***

 

La base de la lengua

donde anudan los colores

convita con su juguetero a la forma

Pie de troque declarado en vaharadas de las cosas

suelo de canciones del trigo meciendo

crepitando la esmerada osadía cada cual con la nota

Pasión y pena con inmutable impulso apareja

para brillar lo justo de la sombra

De cada cual sabe la regla

de quienes vuelven sin memoria y conocen lo que toca

Esa es mi columna

mástil destructor de mil olas

tropiezo de enfrentadas superficies que glosa

para hacer lo innumerable

Limen de mi persona

donde la incredulidad suspendida del saber me toma

 

***

 

La edad de los poetas llega sentados en la citadina sala

a mares de la casa paterna que da y arrebata la palabra

Es la edad de los poetas cuando la seguridad de la copa

quiebra todo compromiso y el cáliz es la forma

Edad de penumbra, luces de festejo, arruinando abadías

perpetúan la agonía de la cita, son magnos

cuando no bailan, vociferan sus verdades malparidas

Andemos a pedir que señalen, que malogren dos

cuestiones haciendo besarse las distancias

Arrebatemos de la época las proposiciones, lo extranjero

a las nubes, la tristeza de las frutas viejas

tomemos otros nombres y bebamos sus limas amargas

Imagen que ilustra: El país de Jauja o de Cucaña, Brueghel el viejo, 1533.

Next Post

Previous Post

Leave a Reply

© 2022 Reflexiones Alternas

Theme by Anders Norén